Redes_CulturaBlog

Las habilidades individuales necesitan ser complementadas con la preparación del entorno en la organización y la adaptación de quienes se incorporan a la misma. A continuación, algunas sugerencias para tener en cuenta en los procesos de selección.

“Cultura organizacional es el patrón de premisas básicas que un determinado grupo inventó, descubrió o desarrolló en el proceso de aprender a resolver sus problemas de adaptación externa y de integración interna y que funcionaron suficientemente bien a punto de ser consideradas válidas y, por ende, de ser enseñadas a nuevos miembros del grupo como la manera correcta de percibir, pensar y sentir en relación a estos problemas (EDGAR SCHEIN, 1984:56)”

Un profesional exitoso, con amplio desarrollo de gestión y experiencia corporativa a todo nivel. Es el candidato ideal para la firma que evalúa sus competencias, y con certeza es lo que el puesto requiere. Sin embargo, ¿va acorde con la cultura de la organización?

Esto nos lleva a focalizar el análisis del contexto en sus distintos niveles de complejidad. Nos encontramos ante un ambiente dinámico, donde los resultados de las organizaciones dependen de su talento interno a todo nivel, en tanto capacidad de adaptación, flexibilidad, motivaciones, creatividad, características aptitudinales y actitudinales.

La importancia del entorno

Comprender que conocer la naturaleza de la cultura de la organización para un proceso de selección es sinónimo de un planeamiento estratégico para la consecución de una gestión exitosa nos marca un paso de ventaja. Esto nos sitúa en un lugar clave para la incorporación de nuevos talentos, el desarrollo de los mismos y el éxito de su gestión en la organización. Dicha mirada implica una visión integradora que hace rica a la gestión de los recursos humanos.

En tanto el colaborador pueda identificarse y compenetrarse con los valores, la visión y la misión de la institución, se va garantizar los resultados de la adaptabilidad, la productividad y la competitividad., Además, permitirá generar un buen clima que contribuya al desarrollo de la cultura de la organización.

Cuando nos instalamos en un país foráneo por largos plazos, podemos ver que transitamos por un shock cultural hasta lograr la adaptabilidad. Algo similar ocurre en las organizaciones. Por ello, para lograr un proceso de selección asertivo es vital conocer la cultura de la organización. ¿Cómo la transmiten sus líderes y cómo es vivida por sus colaboradores?

La clave en la búsqueda

La función del research es articular. Su tarea se orienta a la búsqueda del equilibrio entre las capacidades e intereses individuales, y los requerimientos del puesto de trabajo. Ubica al trabajo en el lugar de promotor de salud, de crecimiento y desarrollo individual, y desde la organización, en niveles de producción y logro de metas establecidas.

La cultura de cada entidad refleja cómo se percibe la institución a nivel organizacional, social, económico. También refleja la percepción frente al desarrollo sustentable del talento interno y de la nueva incorporación, no sólo a nivel profesional sino personal.

Partimos del enfoque de generar una búsqueda asertiva basada en un modelo no sólo de competencias sino de adaptabilidad cultural a todo nivel. Un enfoque desde el cual pueda propiciarse la motivación para que el talento se desarrolle en función a la visión de la empresa, se logre compartir los sueños de la organización y se comulgue con sus valores.

Vivimos en un mundo globalizado, de tendencias económicas, sociales y comerciales en constantes cambios. Fortalecer la cultura de la organización, y con ello, contribuir al buen clima de la empresa, genera organizaciones sanas y de desarrollo sustentable, con capacidad de adaptación, fuerza competitiva y búsqueda de mejora continua.

GRACIELA SANTA CRUZ, consultora de GAPE Business Group